He perdido las llaves del coche

¡Cómo pagar menos por tus copias de repuesto!

¿Qué hago?

Por muy cuidadoso que seas, tarde o temprano te juega una mala pasada el llavero o el conjunto desaparece bajo una rejilla de alcantarilla. Más vale que guardes bien la de reserva, porque obtener un duplicado de una llave moderna no es cuestión de minutos.

A mediados de los años 90, los fabricantes de automóviles comenzaron a introducir, de forma generalizada, llaves que contienen un chip electrónico (transponder) que interactúa con el inmovilizador del coche, que es el que se encarga de abrir o cerrar el flujo de combustible que pasa por la bomba de gasolina. En ocasiones la cosa va un paso más allá, ya que existen llaves inteligentes capaces de guardar en su memoria los ajustes personalizados de los asientos y retrovisores de distintos conductores o que hacen las funciones de un libro de mantenimiento electrónico.

La consecuencia de llevar en los bolsillos estos miniordenadores es que, en caso de extravío, solicitar un duplicado al concesionario puede llegar a costarte, en los peores casos, más de 200 euros. Si desapareció también el mando de apertura del garaje, la broma puede salirte aún más cara.

La buena noticia es que la tecnología actual de duplicado de llaves ha progresado mucho y numerosas ferreterías y tiendas de cerrajeros disponen de máquinas capaces de copiar la mayoría de modelos del mercado (sobre todo las que se han especializado en coches). Con un poco de suerte, es tan sencillo como acudir a una de ellas con la llave de repuesto y esperar unos minutos a que la duplicadora electrónica lleva a cabo la lectura de datos. Finalmente, el proceso concluye con el tallado electrónico de la réplica. Puede suceder que para completar la descarga de datos sea necesario subir al coche e introducir brevemente la llave en el contacto. El precio del duplicado de una sencilla suele estar entre 50 y 70 euros. Si quieres una que incluya un mando (incluso idéntico al original), tendrás que desembolsar algo más de dinero: de 90 a 160 euros.

Por desgracia, no siempre existe una vía alternativa. Ciertas llaves electrónicas de marcas com Audi, BMW y Mercedes son muy difíciles o casi imposibles de reproducir. Con ellas no sirven ni las máquinas duplicadoras más sofisticadas que se conectan directamente a la unidad de gestión, previa introducción del número PIN del coche: el duplicado es una exclusiva del concesionario. Para averiguar cuál es tu situación, puedes proceder de la siguiente manera:

  • Consulta en una tienda la posibilidad y el coste de una copia para tu vehículo en concreto. En www.copiadellaves.com puedes localizar la más cercana a tu casa y el teléfono.
  • La documentación original del coche y el DNI son necesarios, si finalmente acudes al concesionario (en Mercedes, por ejemplo, el duplicado te costará unos 170 euros más IVA).
  • Infórmate, en cualquiera de los dos casos, si es necesaria o no la presencia física del coche.

Fuente: www.autobild.es/practicos